Soneto de Manuel Machado:

Y ya no pueden más… mudos, rendidos,

al entrar en el Huerto, que contempla

un soplo asolador, Jesús contempla

de pena a sus discípulos dormidos.

Y solo El en la terrible hora,

la deleznable carne estremecida

al borde misterioso de la vida,

sobre la humilde tierra llora y ora.

En un sollozo trágico y sublime

como candente flor que abre su broche,

el  Hijo al Padre el corazón entrega.

Mientras el viento los olivos gime,

calada y negra, al fin, llega la noche,

…. Y no es la noche solo la que llega. 

 

POEMA A LA FIGURA DEL ÁNGEL (José Mª Vázquez Soto, 1953)

Sobre la noche negra fue tu vuelo

suave, inmaterial y recogido,

pero la noche negra te ha sentido

en el gritar sutil de este desvelo

que clama llameando en tu vestido.

No pases, Ángel, ¡no! Que mancha el suelo,

haz que tu cáliz místico o pañuelo

para limpiar su rostro dolorido.

Rompe la blanca luz de tu plegado

para paño de amor… ay! ¿Tú no sientes

en el aire angustioso del relente

esa fiebre fatal de mis pecados,

que está rasgando de dolor su frente,

que está poniendo su perfil morado?.